¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Casi todos ya están en la nube. Usando el email o compartiendo una carpeta en internet estamos en lo que se conoce como cloud computing.

Estar en la nube significa que uno puede acceder a sus programas, guardar la información en centros de datos interconectados vía Internet y tener acceso rápido y fácil, desde cualquier dispositivo fijo o móvil, en cualquier momento y lugar, conectados u offline. Esto ha revolucionado la manera de trabajar.

El Software como Servicio (SaaS) y la Infraestructura como Servicio (IaaS) son una modalidad elástica y flexible, ya que dispone de más o menos recursos según necesitemos y sólo pagamos por lo que usamos, como lo sucedido con la compañía de electricidad.

En la nube podemos desarrollar “espacios digitales de trabajo”

Con una PC, tableta o smartphone, usamos herramientas digitales que incluyen aplicaciones, datos y vínculos de comunicación. Un ambiente digital permite trabajar con nuestro ecosistema (colegas de la empresa o de otras organizaciones), independientemente de donde estén.

El autor Alvin Toffler en su obra “La Tercera Ola” (1980) decía que “el trabajo deja de ser un lugar físico y se convierte en una actividad, independiente de dónde se realice”.

Casi todos ya están en la nube. Usando el email o compartiendo una carpeta en internet estamos en la nube. Lo importante es que estos “espacios” no son solo para expertos en tecnología, sino para cualquier usuario.

La movilidad empresarial es hoy una prioridad a la hora de invertir y las organizaciones necesitan herramientas que le permitan crear este tipo de ambientes. Las personas llevan a la oficina sus celulares personales y esto impulsa fenómenos como el BYOD (Bring Your Own Device o Trae tu Propio Dispositivo), por el que la empresa debe administrar un entorno mixto.

En la nube se trabaja sin usar recursos locales de procesamiento y memoria, dichos recursos los brindan, a gran escala, los servidores de empresas como Google, Amazon Web Services o Microsoft.
La información se almacena automáticamente, en forma segura (encriptada) y allí es respaldada constantemente. Cualquier problema técnico o falla de energía eléctrica no impide seguir trabajando, ya que la nube garantiza la disponibilidad de servicios en un 99.9% del tiempo.

Y hoy ya no podemos hacer nada solos, todo se hace en equipo y este entorno hiperconectado nos lleva al trabajo colaborativo. Editamos documentos en tiempo real y esto impacta enormemente en la productividad de las organizaciones. También la revolución en ciernes de la Inteligencia Artificial que ya nos ayuda, teniendo información del contexto, y sugiere, por ejemplo, cuando salir a una reunión en función del tiempo estimado de arribo.

¿Es seguro?

Más seguro (y más económico) porque estos proveedores han desarrollado las mejores prácticas de la industria con las mayores certificaciones (ISO 27001, etc) auditadas por organizaciones internacionales.

El pendrive, el anexado de archivos en los emails, el backup y la actualización de versiones del software pasan a ser del pasado. El concepto de viejas o nuevas versiones de software queda obsoleto y las empresas heredan una innovación tecnológica a gran velocidad. La mejor medicina preventiva para evitar las amenazas de que una disrupción digital pulverice nuestro trabajo, empresa o modelo de negocio.

Por Martín Feldstein
Emprendedor tecnológico, Fundador y CEO de Meriti – Broker de la Nube

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores