El ERP soporte de la cadena de valor

Actualmente, la integración electrónica del ERP soporte de la cadena de valor determina, en gran parte, los niveles de eficiencia, costos y valor agregado de los productos finales. En este sentido, el ERP soporte de la cadena de valor ha logrado consolidarse como el sistema de soporte que enlaza los eslabones de la cadena física a través de una cadena digital.
Sin embargo, el proceso de integración tecnológica posee instancias concretas para cada uno de los miembros que componen la cadena de valor.

El concepto del ERP soporte de la cadena de valor es comprendido como una secuencia de interacciones que permiten transformar insumos en productos. Se trata de eslabones, empresas y consumidores finales que, a través de su integración, logran alcanzar mayores niveles de eficiencia y productos con valor agregado. Sin embargo, resulta impensable referirse a el ERP como soporte de la cadena de valor de bienes sin hacer hincapié en su integración electrónica.

Frente a este escenario, el ERP (Enterprise Resource Planning) busca evitar la repetición de las tareas administrativas que ellos comparten; minimiza los tiempos totales para alcanzar el producto final; mejora la coordinación general; y facilita la reducción de stocks inmovilizados. Cuanto mayor alcance tiene el ERP soporte de la cadena de valor, mayor será la efectividad final a la luz de un consumidor. Aunque naturalmente, cada empresa debe hacer foco en sus interacciones primarias para luego impulsar las integraciones secundarias (las que integran sus clientes y/o proveedores). Este proceso de integración tecnológica comienza y termina en los eslabones que la componen: Clientes, Empresas/Fábricas, y Proveedores.

La integración electrónica con clientes

A continuación, se visualizan dos esquemas alternativos de ingreso de operaciones de clientes, por contacto directo con el cliente en el primer caso –donde en muchos casos la integración electrónica evita la intermediación- y con intervención de vendedores. Estas alternativas dan lugar, finalmente, a las siguientes demandas que el ERP soporte de la cadena de valor debe satisfacer para alcanzar una solución consolidada: Integración con sistemas externos; integración B2B con el cliente o B2C con el consumidor final; automatización de fuerza de venta; y suministro de toda la información que el cliente o la fuerza de venta necesita.

El proceso interno de la fábrica

En esta instancia, el valor agregado del eslabón es el aporte en términos de servicios (típicamente el proceso logístico de distribución o el propio servicio de venta). En consecuencia, para alcanzar una coordinación permanente con los clientes y proveedores, el sistema ERP soporte de la cadena de valor utilizado debe permitir: Tener visibilidad total del stock proyectado de los productos; adelantar y/o atrasar órdenes de fabricación; generar las autorizaciones de entrega a los proveedores; enlazar órdenes de fabricación con pedidos; e integrar la demanda en curso en la planificación general.

La integración electrónica con proveedores

En esta última instancia, el sistema ERP soporte de la cadena de valor debe, no sólo poseer la capacidad para establecer ordenes de compras abiertas y visualizar el stock proyectado de los insumos, sino también publicar órdenes pendientes, procesar de manera automática las nuevas informaciones de productos y precios, y permitir autorizaciones de entrega a partir de la demanda de fabricación (por explosión del plan de producción o por órdenes especificas de clientes).

Si bien cada contexto empresario merece un análisis particular, lo cierto es que el ERP soporte de la cadena de valor se ha consolidado, sin duda, como el facilitador por excelencia de estas integraciones, y no es eficiente aplicar un enfoque para lograr el enlace de la cadena, sin hacerlo a través de este sistema de gestión empresarial. Sin embargo, antes de abordar la solución electrónica, las empresas deben trabajar exhaustivamente sobre el enfoque de integración, y las alianzas clientes-proveedores, como concepto empresario. Es decir, este proceso nace sólo de la decisión empresaria para adoptar un enfoque de integración.

Por Lic. Diego Cazorla www.plataforma.net.ar

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario