¿Es Saas o Cloud?

Se podría pensar que con todo lo que se dice sobre SaaS y Cloud se está hablando de lo mismo. Pero a pesar de la enorme cantidad de discusión en torno a los conceptos de SaaS y Cloud, todavía existe confusión sobre la terminología. Muchos usan el término “nube” y “SaaS” de manera intercambiable, pero hay algunas diferencias importantes. Así que vamos a distinguir entre los dos.

La diferencia entre SaaS y Cloud

Cloud (Nube) se refiere al acceso a la informática, software, almacenamiento de datos a través de una red (generalmente Internet). Es posible que haya adquirido una licencia para el software y lo instalé en sus propios ordenadores o los de propiedad y gestión de otra empresa, pero su acceso es a través de Internet y por lo tanto a través de la “nube”, ya sea privada o pública.

SaaS (abreviatura de Software as a Service) es exactamente lo que está implícito en el acrónimo. El software se entrega sólo como un servicio. No se entrega en un CD u otro medio para ser cargados en su cuenta o en su equipo. Por lo general, se paga sobre una base de suscripción y no reside en sus ordenadores en absoluto.

Todo SaaS es  Cloud , pero no todo el Cloud es SaaS. He escuchado muchas veces el uso de SaaS y “on demand” de manera intercambiable. Sin embargo, la inclusión de este nombre en las denominaciones de productos me ha llevado a pensar que es necesario ampliar sobre el tema. No siempre significa lo mismo.El uso del calificativo “a demanda” puede significar cualquier cosa, desde un modelo de sede a la carga y el envío de un “aparato” que se controla y gestiona de forma remota, a un inquilino de una o de una oferta SaaS multi-tenant.

Más aún, la diferencia entre hosting y SaaS sigue siendo una fuente de confusión.Siempre me acuerdo del participante de una encuesta que estaba ejecutando una solución SaaS . Esta persona me dice que no consideraría SaaS, pero que considerarían una solución hospedada por su proveedor de software ERP.

He advertido en el pasado confusión entre la forma de adquirir el software con la manera de implementarlo. En un entorno de hosting (software alojado), el software se licencia, por lo general, tal como lo sería si se va a ejecutar en las instalaciones de la empresa que lo autoriza, con la diferencia que alguien se está ocupando de ello. Cuando se accede al software por medio de un navegador web, se hace difícil para el usuario final para saber si la solución se encuentra alojada o es SaaS.

Los modelos “Hosteados” no son una novedad. De hecho, son anteriores a la existencia de Internet. En sus comienzos el modelo se llamó “tiempo compartido” y no tenía nada que ver con los condominios vacacionales. El hardware residía “en otro lugar” y al software se accedía a través de un módem por líneas telefónicas dedicadas o compartidas. Esto fue bastante popular en la primera mitad de 1980 hasta que el precio del hardware cayó tan bajo que se hizo accesible para las empresas de pequeño y mediano tamaño.

Si una solución se ofrece como un servicio, hay diferentes sabores SaaS. Y aquí es donde comienzan las discusiones. Algunos analistas, expertos y observadores de la industria insisten en que su definición de SaaS es la única “verdadera”. Más que insistir en la “verdadera” definición de SaaS, insisten en que un entorno SaaS es multi-tenant.

¿Qué es el multi-tenant? ¿Qué es single-tenant?

Multi-tenant SaaS significa que muchas compañías utilizan la misma instancia de un software que se encuentra hosteado (alojado), y pueden personalizar los procesos de negocios accediendo a los parámetros de configuración basados en roles y de acuerdo al nivel de protección de datos.

Single-tenant SaaS es un modelo en el que cada compañía tiene su propia instancia del software hosteado, pero puede compartir servicios comunes como una plataforma de integración y la seguridad.

La verdad es que la mayoría de los consumidores de aplicaciones empresariales SaaS no necesariamente comprenden la diferencia entre ambos conceptos y pueden preferir el segundo sobre el primero de una serie de razones. La diferencia más significativa entre estos dos sabores se encuentra en la frecuencia y la flexibilidad de la entrega de actualizaciones y la posibilidad de personalizar la solución. Muchos asumen que una solución SaaS permite poca o nula personalización.

Las preguntas adecuadas

De manera que en lugar de preguntar si una solución se encuentra alojada o es SaaS, o si se trata de un solo arrendatario (single tenant) o varios inquilinos (multi tenant), en primer lugar hay que determinar sus necesidades y en segundo lugar hacer preguntas que le ayudarán a elegir la solución que es mejor para usted. ¿Cree que es necesario personalizar ahora, o que puede realizarse en el futuro?. En lugar de preguntar si la solución es uno o varios inquilinos, pregunte:

  • ¿Cuál es la política para la personalización.
  • ¿Cómo se entregan las actualizaciones? ¿Con qué frecuencia? ¿Están programadas? ¿O es que ocurren de forma transparente?
  • Si se produce automáticamente ¿Usted podrá elegir qué funciones o características nuevas implementará? ¿O podría ser sorprendido por algunas de las características nuevas para las que no está preparado o no está esperando?

Estas son sólo algunas de las preguntas que pueden ser útiles en la decisión de compra y opciones de implementación.

Fuente: Mint Juntras
Traducción y adaptación de la División consultoría de Evaluando Software

 

¿qué software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

Deja un comentario