¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores

La integración en la nube es el proceso de configurar múltiples programas de aplicaciones para compartir datos en la nube. En una red que incorpora la integración en la nube, diversas aplicaciones se comunican directamente o a través de un software de terceros.

La integración en la nube ofrece las siguientes ventajas sobre los métodos de organización compartimentados más antiguos:

  • Cada usuario puede acceder a datos personales en tiempo real desde cualquier dispositivo.
  • Cada usuario puede acceder a datos personales desde cualquier ubicación con acceso a Internet.
  • Cada usuario puede integrar datos personales como calendarios y listas de contactos servidos por diversos programas de aplicación.
  • Cada usuario puede emplear la misma información de inicio de sesión (nombre de usuario y contraseña) para todas las aplicaciones personales.
  • El sistema pasa de manera eficiente los mensajes de control entre los programas de aplicación.
  • Al evitar el uso de silos de datos, es decir compartimientos aislados, se mantiene la integridad de los mismos y se evitan los conflictos de datos (que pueden surgir de la redundancia).
  • La integración en la nube ofrece escalabilidad para permitir una expansión futura en términos de cantidad de usuarios, cantidad de aplicaciones o ambas.

En los últimos años, la integración en la nube ha ganado adeptos entre organizaciones, corporaciones y agencias gubernamentales que implementan SaaS (Software as a Service), un modelo de distribución de software en el que un proveedor de servicios aloja las aplicaciones y las pone a disposición de los usuarios a través de Internet.

Imagen 1

En qué se diferencia la integración de la nube del middleware tradicional

Los productos tradicionales de middleware se construyeron antes de que prevaleciera la nube. Por lo general, son productos de servidor de integración tradicionales que tienen conectores o adaptadores creados para vincular aplicaciones entre sí. Varios de ellos han agregado o agregarán nuevos conectores para aplicaciones SaaS.

Sin embargo, entre las preocupaciones clave de la tecnología de información no se abordan en soluciones, como

  1. Actualizaciones automáticas.
  2. Gobernanza de datos en lo que respecta a la integración y movimiento de datos entre varias nubes y aplicaciones en el lugar.
  3. Desarrollo y operaciones centralizadas para garantizar el cumplimiento externo, y administrar de manera escalable la infraestructura de integración para una cantidad cada vez mayor de nubes en uso por una organización.

Claves para la gestión integrada de aplicaciones en la nube

Las aplicaciones en la nube deben cumplir ciertos requisitos de nivel de servicio para la disponibilidad y el rendimiento. Y eso significa que los administradores deben poder medir y hacer cumplir los acuerdos de nivel de servicio. A pesar de ser un recurso de aplicación útil, la nube puede complicar esto.

Las aplicaciones que se ejecutan en la nube están apilados, con hardware de servidor y almacenamiento en la parte inferior y software de aplicación y la interfaz gráfica de usuario (GUI) en la parte superior. En algún punto de esta pila, una aplicación en la nube transfiere la responsabilidad del usuario final. Aquí es donde se vuelve fundamental comprender el estado de los recursos y la forma en que funcionan las aplicaciones y servicios en la nube.

En muchos casos, la mejor fuente para obtener información de rendimiento de la aplicación en la nube no son las herramientas de gestión nativas, sino que proviene de los datos de gestión disponibles desde la aplicación del usuario final y las herramientas de la plataforma. Al observar cómo se ejecuta la capa inferior, los administradores pueden determinar el rendimiento de la nube.

¿Las diferencias entre la gestión de aplicaciones en la nube y las tecnologías de la información tradicionales amenazan la proposición de valor de la nube? En la mayoría de los casos, la respuesta es no.

Las herramientas de aplicación que las empresas usan internamente funcionan como parte de la imagen de la aplicación que se movió a la nube. A menudo, los administradores pueden administrar componentes de software en la nube utilizando herramientas nativas. Pero debido a que la nube reemplaza el hardware y software tradicional del centro de datos, esos componentes deben ser administrados únicamente en la nube.

La pieza central de cualquier estrategia de administración de aplicaciones en la nube es una consola de administración integrada, como las incluidas en los productos de CA Technologies, IBM y HP. Estas herramientas de software permiten a los administradores vincular la GUI y las herramientas de la consola de gestión con las interfaces de programación de aplicaciones de software y hardware (API).

Una consola de administración de aplicaciones en la nube permite a los administradores monitorear los elementos de hardware y software subyacentes desde una única interfaz. La interfaz puede integrar componentes verticales en la pila de recursos (servidores, almacenamiento, middleware, etc.) con un conjunto horizontal de aplicaciones que podrían contribuir a la productividad del trabajador. La misión es crear una vista de administración de aplicaciones en la nube integrada que corresponda a la vista de los trabajadores de sus recursos de información. Esto ayuda a garantizar la calidad de la experiencia de la aplicación en la nube (QoE).

Pasos para una gestión de la nube sin problemas

Para la gestión integrada de aplicaciones en la nube, el primer paso es incorporar herramientas de gestión que estarán disponibles después de pasar a la nube. Lo mejor es hacer esto primero para que pueda hacer frente a los cambios necesarios mientras todo sigue siendo local.

El siguiente paso es vincular las herramientas de administración del proveedor de la nube a la plataforma de administración integrada. Generalmente, cada proveedor de la nube expondrá una GUI de administración y un conjunto de API de administración. Los administradores deben usar la interfaz para validar las características de administración que residirán en la plataforma de la nube durante una prueba piloto. Cuando esté satisfecho con las capacidades que tiene (o al menos las comprende), puede comenzar a usar las API de administración con la plataforma integrada.
Comience la prueba piloto de administración, el tercer paso, solo después de ejecutar las herramientas de administración de la nube en la misma GUI que las herramientas de la plataforma y la aplicación basadas en la nube.

La prueba piloto de gestión requiere que realice todas las tareas rutinarias de administración de aplicaciones y de la nube desde la plataforma integrada. Valide todos los componentes de administración, incluidos agregar usuarios, cambiar los parámetros de configuración, etc. Es importante no solo garantizar que pueda realizar estas tareas, sino que también comprenda qué cambios podrían ser necesarios en las prácticas de administración.

El cuarto y último paso es examinar los datos de gestión que están disponibles en la infraestructura de la nube. Cualquier empresa que consuma algo como un servicio sabe que la tarea de administración más importante es el aislamiento de fallas.

Existen herramientas de gestión de plataforma y aplicaciones más aportadas por el usuario para los modelos Infraestructura como servicio (IaaS) y Plataforma como servicio (PaaS) porque, en estos modelos, el usuario proporciona más paquetes de software. Para el software como servicio (SaaS), donde todos los recursos se generan y residen en la nube, la integración de la administración no es tan necesaria. Sin embargo, una plataforma de administración integrada sigue siendo valiosa para controlar las aplicaciones en la nube y las aplicaciones internas.

Adaptado por la División Consultoría de EvaluandoCloud.com

 

¿Qué Software es apto para su empresa?

Acceda a nuestros evaluadores